Cada año que pasa tu dinero
vale MENOS

Verás.

Es probable que hayas notado que hace 5 años tu dinero te cundía más. Con la misma cantidad podías comprar más cosas de las que puedes conseguir hoy.

Es la famosa subida de los precios. Lo llaman inflación.

Quizá también sospechas por qué pasa esto: 

Cada vez se imprime más dinero y cuanto más hay, más se diluye su valor. 

Hay un verdadero descontrol a la hora de emitir dinero. Los Bancos Centrales le dan al botón de imprimir como si los billetes fueran papelitos del monopoly y lo hacen cada vez que los países necesitan una inyección de capital. Y eso tiene una consecuencia para ti:

Cuanto más dinero ponen en circulación, menos vale el que tienes en tu bolsillo. 

De manera que si tenías 500.000 euros guardados en el banco, hoy valen menos que hace cinco años porque con ese dinero puedes comprar menos cosas. 

En otras palabras: tu patrimonio se diluye cada año que pasa.

Con el paso del tiempo, todo lo que has conseguido va perdiendo su valor y hace que mantener tu estilo de vida sea más difícil.

¿Cuál es la solución? 

Ganar más para compensar la pérdida de valor. 

Tranquilo, que no te estoy pidiendo que hagas horas extra o trabajes todos los festivos. Nada de eso. 

Trabajar más horas para compensar la depreciación de tu dinero no es la solución. Eso sería entrar en una rueda de hámster.

Lo que te propongo es algo más sencillo que no depende de tu tiempo.

Algo que los alemanes llevan haciendo años para evitar la erosión del patrimonio con el paso del tiempo. El secreto que les ha convertido en la cuarta economía más poderosa del mundo después de Estados Unidos, China y Japón:

Blindar tu patrimonio
sacando una parte
del sistema financiero

Es muy sencillo:

Mientras tu patrimonio forme parte del sistema financiero, mientras los bancos centrales sigan su frenesí de imprimir billetes sin control, tu dinero cada vez vale menos.

Ellos, los bancos, te dicen que los uses, claro. Que sus billetes cuentan con su aval y que un euro es un euro hoy y dentro de 10 años. 

Y mientras tanto, ¿Qué hacen ellos?, llenan sus bodegas de lingotes de oro. 

Los bancos no lo dicen, pero esto lo saben bien los alemanes.

Esa es la razón por la que pocas semanas antes de que estallara la pandemia del Covid-19, los alemanes hacían cola para blindar parte de su patrimonio e impedir que una crisis financiera afectara a su patrimonio.

Alemanes haciendo cola para blindar sus patrimonios en Enero de 2020, frente a la amenaza de la pandemia del covid-19. 

Porque los alemanes aprendieron de la tragedia que vivieron durante la República de Weimar. 

Verás. 

Esta bacanal de los bancos centrales por imprimir billetes como si tuvieran una fotocopiadora es bastante reciente. Hace unas décadas, cada país emitía tanta moneda como reservas de oro tenía. Cuanto más oro acumulaba en su banco central, más dinero podía emitir. Había una correlación directa. Es lo que se conoce como el patrón oro

Sin embargo, tras la Primera Guerra Mundial, Alemania estaba tan devastada que necesitaba reconstruirse. De manera que decidieron romper el patrón oro para poder emitir más dinero y hacer frente a la recuperación del país.

Cuando los alemanes le dieron a la impresora de billetes, los mercados saltaron alarmados y dijeron: “Esta gente está emitiendo muchos más millones de marcos que lo que tienen en sus reservas de oro”. Y el marco se devaluó hasta el punto que salía más barato empapelar las paredes con ellos que con papel decorativo

Durante la República de Weimar los niños jugaban con montañas de marcos y una carreta a rebosar de millones de marcos valía más que los propios billetes. 

A partir de ahí, para salir de esa profunda crisis, los alemanes decidieron aprovisionarse de grandes cantidades de oro para recuperar y fortalecer su economía. 

Hasta el punto que hoy día el pueblo alemán en su conjunto tiene 3 veces más oro acumulado que todas las reservas del Banco Central Alemán. 

De hecho, Alemania es el país con más oro acumulado per Cápita, sólo detrás de Estados Unidos. 

La razón de invertir en oro es simple:

El oro no quiebra

Mientras que el dinero que circula por el mundo cada año vale menos porque los bancos emiten más y más cantidades, el oro no hace más que aumentar su valor. 

Es lógico:

No hay más oro que el que existe. Ni se crea ni se destruye. No se puede imprimir ni puedes llamar a un alquimista para que te transforme un lingote de plomo en oro. El oro tiene un valor propio, intrínseco, que viene dado porque es un bien escaso. 

Cuando el dólar estadounidense iba parejo al valor del oro, era una moneda robusta. Luego, Richard Nixon decidió en Agosto de 1971 que el dólar estadounidense abandonara el patrón oro, y el dólar comenzó a perder valor.

En otras palabras: a medida que pasan los años, hacen falta más dólares para comprar la misma cantidad de oro.

Tu dinero cada año vale menos: Para comprar una onza de oro en 2020 necesitas 1770$. En 1933, algo menos de 21$.

¿Qué significa esto?

Quiere decir que cuando inviertes en oro una parte de tu patrimonio, no solo compras un bien que se ha revalorizado una media de un 17% en los últimos 15 años (¿conoces algún otro activo que tenga este retorno?).

Evolución del precio de la onza de oro en euros desde el año 1974. Un activo que se ha revalorizado un 2548.24%.

Estás haciendo algo más:

Lo que consigues es apartar del sistema financiero el dinero que cambias por oro.

Es sencillo:

Tener tu propia reserva de oro es poseer algo que cada año crece en valor y te permite cambiarlo en el futuro, por más dinero. 

El oro protege tu patrimonio como ninguna otra inversión. Por algo lo llaman un activo refugio: es el lugar donde invertir si buscas seguridad.

Fíjate que eso es muy diferente a sacar tu dinero del banco y guardarlo debajo del colchón. Hacer eso no saca tu dinero del sistema financiero: 

Si haces eso, tu dinero se sigue devaluando tanto si lo dejas en el banco como si lo guardas en una caja fuerte. 

Pero es que, además, al retirarlo y ocultarlo, te enfrentas al problema de cómo introducir de nuevo ese dinero en tu banco ya que no tienes manera de demostrar que no proviene de actividades ilícitas. 

La única manera, si sacas dinerito fresco para guardarlo en un cajón, es hacerlo ante notario, fotografiar cada billete, con su número de serie. Así sí puedes reintroducir tu dinero años después, aunque valga menos que hoy.

Pero si tienes lingotes no tienes ese problema. El oro tiene un valor universal. Un valor que crece a medida que los países imprimen más dinero. Y eso te permite venderlo con seguridad a cualquier parte del mundo en la divisa que tú quieras, cuando lo necesites. 

Ahora, tengo que contarte algo más:

Puede que no haya mejor momento que este para blindar tu patrimonio.

No solo para protegerlo de la crisis económica que se avecina tras la pandemia del covid-19. Sino para protegerte de algo que es probable que tú y yo vivamos para ver. Algo impensable hace unos años, que hace temblar como un flan a Estados Unidos y que es probable que provoque un cambio profundo e irreversible de la economía mundial cuyas consecuencias nadie sabe medir a ciencia cierta:

Algo que los bancos centrales no quieren contarte y que puede socavar tu patrimonio de forma drástica antes de lo que imaginas

Esto es así:

Ninguna divisa actual sigue el patrón oro. Cualquier país emite billetes bajo demanda, cuando lo necesita. Y esto hace que los papelitos que guardas en la cartera no valgan más que los del servilletero de cualquier terraza de bar.

Si lo valen, es por una mera cuestión de confianza entre países. 

¿Qué pasa con Venezuela o Argentina? ¿Crees que si su divisa estuviera avalada por oro tendrían corralitos?

La realidad es que detrás de esas monedas no hay nada, al igual que ocurre con el euro o el dólar. Su valor se basa puramente en la confianza de que una moneda vale algo. 

Lo que sustenta a las divisas es una cuestión de confianza en el país que está detrás.

Arriba, un billete de 10 dólares actual, cuyo valor está respaldado únicamente por la confianza. Abajo, un billete de 10 dólares de 1928 con certificado de oro. ¿Cuál preferirías tener en el bolsillo ahora mismo?

Pero hay un país que está pensando en cambiar las reglas del juego:

China se ha fijado como objetivo ser el país con mayores reservas de oro del planeta.

Y esto, podría tener consecuencias nefastas para tu estilo de vida.

Mira.

Es muy probable que China se esté planteando convertir el yuan chino en la moneda referencia a nivel mundial. No te lo puedo garantizar. Solo hay indicios. Puede hacerlo el año que viene o más tarde. Pero también es muy probable que, si decide dar este paso, tú y yo vivamos para verlo.

Aumento de las reservas de oro en toneladas de China, Rusia, Turquía e India desde el año 2007 al 2017.

Y si eso llega a ocurrir, puede tener consecuencias radicales para la economía global y para tus ahorros:

De repente, el yuan sería la única moneda respaldada por oro mientras que tus ahorros en euros o dólares están respaldados por… nada. 

Los chinos lo están haciendo de forma sigilosa, como todo lo que hacen. Están comprando minas de oro a nivel mundial y lo están haciendo por una razón. Ningún experto sabe a ciencia cierta qué consecuencias puede tener eso en la economía mundial, pero muchos vemos claro que:

Quien esté en el mercado del oro mantendrá su riqueza.

Y quién no, verá cómo su patrimonio se deprecia de la noche a la mañana.

Bien.

Lo que te planteo para blindar tu patrimonio a base de adquirir oro es sencillo y lo puedes hacer de dos maneras:

El modelo tradicional:

Compras y te mandan los lingotes a casa. Cada uno viene en su blister, con su número de serie.

Blister con lingote de oro.

Los guardas en tu caja fuerte, dejas que se revaloricen año tras años sin hacer nada más y ya los venderás. 

Obviamente no los vas a vender a un “Compro Oro”. Eso es como querer vender tu coche y, en lugar de llevarlo a un concesionario de vehículos de segunda mano, lo llevas al chatarrero. 

No. Cuando quieras vender, me avisas y te pongo en contacto con un mayorista de metales de inversión.


Ahora, también existe un modelo más elaborado:

Este es el modelo que escogen 9 de cada 10 dentistas y médicos que deciden dar el paso de blindar sus patrimonios

Me dicen:

Quiero comprar oro y que una empresa profesional se encargue por mí de hacer la gestión activa y me dé acceso a su mercado.

Entonces esa empresa gestiona activamente la compra y venta de tu oro año tras año y así resulta más sencillo moverlo (comprar y vender) aprovechando su red porque manejan oro en grandes volúmenes y tienen un gran número de clientes.

La empresa tiene por objetivo conseguir plusvalías positivas con su modelo de gestión. Es decir, que año tras año, el valor de tu patrimonio en oro se vaya incrementando.

El oro lo puedes tener en casa, o bien, optar por que sea custodiado con tu certificado, número de serie y fotografías en la empresa de seguridad Loomis; la empresa actúa de intermediaria entre la empresa de seguridad y el cliente.

El metal es tuyo. No forma parte del balance de nadie, ni puede ser utilizado como garantía, ni tampoco puede ser alquilado.

Por supuesto, se guarda de forma anónima,  en estricto cumplimiento de la Ley de Protección de Datos, en valijas individuales y precintadas.

Cada año puedes vender tus lingotes y volver a reinvertir ese importe con la plusvalía obtenida, sin declarar ni un céntimo a Hacienda, ya que mientras las plusvalías no toquen tu bolsillo, no hay que declararlas.

Sí. Porque esa es otra de las grandes ventajas de comprar oro en España:

¿Sabes que el oro es uno de los pocos elementos que no estás obligado a declarar en el modelo 720?

Ya sabes, el modelo que tienes que entregar en Hacienda si tienes más de 50.000€ en bienes en el extranjero.

Es así: puedes tener una tonelada de oro en Suiza y no estás obligado a declarar nada de eso al fisco.  

Entonces, vas acumulando o manteniendo tu cantidad de oro año tras año hasta que quieras venderlo. Y en ese momento vendes a precio de mercado en la divisa de tu elección.

¿Y qué pasa si la empresa que gestiona tu oro quiebra? Absolutamente nada. Porque los lingotes siguen siendo de tu propiedad. Están en tu casa. O en una caja acorazada en Loomis. No los tiene esa empresa. Los tienes tú. En una valija única, individualizada y precitada. Físicos. Reales. Tangibles. 

Esa es la gran diferencia:

Tienes un bien tangible.

Un bien con valor intrínseco:

Tu oro NO depende de un emisor o una contraparte

Pregúntate esto:

¿Qué pasa si has invertido en una agencia de valores y, por lo que sea, quiebra? Pues que vas a tener problemas para recuperar tus fondos y acciones. 

¿Y qué pasa si decides invertir en bitcoins y la empresa que gestiona tu inversión se va a pique? Pues que te has quedado sin ellos. 

Ahora. Si la empresa que gestiona lingotes de tu propiedad, que están físicamente en Loomis, registrados a tu nombre, certificados, si resulta que  quiebra… No te afecta en absoluto.

Hay pocas cosas que den más seguridad a la inversión que el oro.

Porque no hay terceros. No hay emisor o contraparte:

Tu inviertes en una acción y, si la empresa que la emite quiebra, tu acción vale cero.

Lo mismo puede ocurrir si inviertes en bonos corporativos. O con bitcoins. Si la empresa desaparece, tú ya no tienes acceso a esos bitcoins.

Esto no sucede con el oro porque no hay emisor de oro. Nadie emite oro. El oro es un valor en sí mismo.

Esa es la gran diferencia. No hay un emisor de oro que le dé valor. Es un valor intrínseco y propio.

Ahora. También podrías pensar:

¿Por qué comprar lingotes de oro si puedo meter mi dinero en un fondo de inversión que invierte en oro o un ETF-Gold?

Te cuento:

La gran diferencia es que el porcentaje que tienen estos fondos en oro es muy pequeño.

Hay poco oro metido ahí. Y, aunque hubiera mucho, ese oro no sería de tu propiedad. 

Y esa es la clave:

Ser propietario de tu oro te da control sobre el activo. 

En un fondo de inversión o una ETF no sabes qué hay detrás. Ni siquiera lo ves. Por tanto, si quieres algo tangible, que se ve y se toca y que está a tu nombre, que es de tu propiedad, tienes que comprar lingotes por tu cuenta.

Además, si hemos dicho que la única forma de proteger tu patrimonio es sacarlo de la rueda del hámster del sistema financiero, no te queda otra que comprar cosas tangibles con valor en sí mismo. 

Es una cuestión de control:

En el fondo y el ETF no tienes el control. En tus propios lingotes sí que lo tienes.

¿Te estoy diciendo con esto que hay que sacar todo el dinero del banco, de los fondos, de las acciones e invertirlo en oro?

No, ni mucho menos. Te estoy sugiriendo lo que dicen los expertos en generar patrimonio y en salvaguardar tu riqueza. No te lo digo yo, lo recomiendan personas como Warren Buffet o Jim Rikards: invierte al menos un 10% en algo que sabes que, en caso de una crisis bancaria, puedes vender y permitirte mantener a tu familia durante 1 año, por ejemplo. 

Así tienes la seguridad de que tu dinero no va a ser intervenido ni devaluado.

Si estás buscando la mejor forma de  blindar tu patrimonio y evitar que cada año valga menos, te invito a que hablemos:

Vicente García Agüera

Experto en reforzar la salud financiera de profesionales de la salud

Quiero hablar con Vicente sobre cómo blindar mi patrimonio invirtiendo en oro:

Es posible que te estés preguntando:

¿Qué pasa si la empresa que realiza la gestión activa de mi oro quiebra?

El oro que compras lo recibes en tu casa. También puedes guardarlo con tu certificado, número de serie y fotografías en la empresa de seguridad Loomis.

En el caso improbable de que la empresa quiebre, el oro está a tu nombre y guardado a buen recaudo con un seguro por el 100 % de su valor.

¿Dónde se guarda el oro?

Tú eliges si lo quieres guardar en tu caja fuerte, en una cámara acorazada de tu elección o enterrarlo en el jardín de tu casa (esto último no te lo recomiendo).

Para una seguridad adicional, puedes contratar el servicio de custodia de tu oro por parte de la empresa de seguridad Loomis. En ese caso, ellos lo custodiarán, de forma totalmente anónima (nadie sabe a quién le pertenece ese oro).

¿Qué impuestos hay que pagar?

Los mismos impuestos que cuando tienes un fondo de inversión. Si decides reinvertir las plusvalías anuales obtenidas para comprar más cantidad a través de la empresa de gestión activa, no tributas.

Solo pagas impuestos cuando decides vender el oro y que el dinero pase a tu bolsillo. Entonces tributas un porcentaje que oscilará entre el 19 % y el 23 % por las plusvalías acumuladas.

Tengo dinero en B, guardado en una caja y me interesa esto de invertir en oro ¿A quién tengo que hacer una transferencia para adquirir oro?

A nadie. El dinero negro no lo puedes “colocar” en ningún sitio.

Es más, esta es otra de las razones por las que no es una buena idea sacar el dinero del banco y guardarlo bajo el colchón ¿Has pensado qué pasaría si lo sacas y quieres meterlo otra vez? ¿Crees que el banco no pensaría que ese dinero puede proceder de actividades ilícitas?

¿Qué hay de las criptomonedas (bitcoins) como herramienta de inversión para proteger mi riqueza?

A lo mejor prefieres tener parte de tu patrimonio invertido en la nube, quién sabe dónde, en criptomonedas. 

Yo prefiero tocar. Tener mis lingotes. Tangibles. Reales, y ver que brillan y que me generan plusvalías año tras año y no dinero digital en una máquina que nadie sabe quién la controla.

El oro es tangible. El bitcoin es opaco. Nadie sabe quién lo está controlando. Ni quién decide lo que vale. 

Ya hay más de 3.000 criptomonedas. No las crean países. Las crean empresas o individuos. 

Y algunos piensan que cambiando dinero de curso legal, que está avalado por el Banco Central, cambiarlo por algo que es electrónico, van a proteger su riqueza. 

La realidad es que si mañana se cae el sistema o pierdes las claves, como ya le ha ocurrido a alguien, automáticamente pierdes todos tus bitcoins.

Vale. Te dicen que operar es muy seguro y que hay mucha seguridad y las claves son indescifrables. 

Pero también has escuchado que ya existen ordenadores cuánticos y que son capaces de reventar todas la barreras de seguridad actuales y descifrar en segundos todas la claves.

Entonces, el asunto es saber si lo que buscas es seguridad.

Porque si lo que buscas es especular y vivir en una montaña rusa de ganancias y pérdidas, el bitcoin es perfecto para ti.

Pero con esa volatilidad no puedes pretender asegurar tu patrimonio.

¿Invertir en ladrillo es otra forma de blindar mi patrimonio sacándolo del sistema financiero?

Siempre que cuentes con el conocimiento y capacidad de gestión para vender y alquilar bienes inmuebles, el ladrillo puede ser una excelente forma de hacer que tu patrimonio crezca. 

A mí, personalmente, me gusta mayormente el oro por su simpleza. No depende de amenazas de regulaciones de precios en el alquiler, ni de que la economía esté en un periodo de bonanza o de crisis. No hay mantenimiento alguno. Ni tengo que estar pendiente de si al inquilino se le rompe la nevera o se le emboza el váter. 

Solo comprar y esperar. Eso es todo.

Ese es uno de los encantos del oro: lo único que tienes que hacer es comprarlo y observar cómo, sin hacer absolutamente nada, año tras año te genera plusvalías que revalorizan tu patrimonio. 

Los bancos centrales con sus maquinitas de producir millones de papeles de colores se encargan de que el oro cada día valga más y más.


Bueno. Pues si te parece una forma interesante de blindar tu patrimonio e incluso de hacerlo crecer, puedes conseguirlo hablando conmigo:


PD:

Al final la pregunta clave que debes hacerte es esta:

Si buscas seguridad y control de tu patrimonio
¿Quieres algo tangible o quieres una ilusión?

Te diré por qué te digo lo de la ilusión:

Los bancos están obligados a tener únicamente el 1% de liquidez de coeficiente de caja. Eso se llama reserva fraccional. Y es otra de las razones por las que te conviene proteger una parte de tu patrimonio sacándolo del sistema financiero.

De lo contrario...

¿Qué pasaría si mañana fueras a sacar dinero de tu banco y el cajero no funcionara?

O si el acceso a la web de tu banco estuviera colapsado y no pudieras operar. Si hubiera un pánico bancario, que es lo que pasa cuando todos los usuarios quieren sacar su dinero al mismo tiempo de la entidad... ¿Crees que podrías hacer una transferencia fuera de tu cuenta? ¿Alguien te garantiza que puedes retirar tus ahorros?

El dinero que tiene tu banco para poder darte en billetes es solo un 1% de su total. 

Y me puedes refutar diciendo:

“Pero tenemos un Fondo de Garantía de Depósitos y si quiebra el banco o todo el mundo quiere sacar el dinero a la vez el fondo te garantiza que te dan tu dinero”.

Sí. Claro. En realidad eso no es más que un placebo mental. Si ocurre, nadie te va a garantizar que puedas obtener tu dinero en igualdad de condiciones. Pero no porque no te lo quieran dar. Simplemente porque:

En el banco tu dinero no existe físicamente. Es una ilusión. No está en forma de billetes. Es un mero apunte contable.

El banco tiene el 1% de liquidez y el resto está en una computadora central, en forma de números. 

¿Sabías que los recursos financieros del Fondo de Garantía de Depósitos a 31 de Diciembre de 2020 ascendía a 4.101 millones de €? Y eso, ¿es mucho o es poco? Pues un 0,8 % de la totalidad de los depósitos. Para echarse a temblar...

El pueblo alemán lo sabe y por eso tienen 3 veces más oro acumulado que todas las reservas del Banco Central Alemán. Ellos han aprendido la lección de Weimar. Los chinos se están poniendo las pilas y comprando todo el oro que pueden para blindar su economía. La pregunta es:

¿Qué vas a hacer tú ahora que sabes lo que te he contado?

Bueno. Pues si eliges proteger lo que es tuyo y tanto esfuerzo te ha costado obtener, te espero:

>
Tengo una duda
1
¡Hola! ¿Qué tal estás?
¡GRACIAS por tu visita!

Soy Vicente. ¿en qué puedo ayudarte?

Si te resulta más cómodo, puedes escribirme a la siguiente dirección: vicente@topnotchdoctors.es