El nivel de vida de los médicos y odontólogos descansa, literalmente, sobre sus hombros...
¿Qué pasaría si un día te pasa algo?


Tu economía depende de tu salud

Descubre cómo blindar hoy mismo tu estilo de vida ante un imprevisto que ponga en peligro la salud económica de tu familia ante un accidente o enfermedad.

Querido profesional de la salud:

Vives tu profesión con intensidad e inviertes mucho tiempo en actualizar tus conocimientos y habilidades para mejorar tus competencias profesionales.

Acudes a congresos, publicas en revistas especializadas y puede que des clases en algún grado o máster en la Universidad. Te queda poco tiempo libre, y el que tienes, lo dedicas a tu familia y a disfrutar de la vida. Porque tanto esfuerzo y dedicación bien lo merecen.

Por fortuna, tu vocación y esfuerzo han dado sus frutos y te han permitido alcanzar un status de vida elevado en lo material.

Es probable que vivas en la casa que siempre has querido, que disfrutes de un buen coche y que te puedas permitir pagarles la mejor educación a tus hijos.

Pero la realidad es que gran parte de tu nivel de vida descansa, literalmente sobre tus hombros.

En tu capacidad de trabajo, tu presencia física (has de estar presente en tu consulta) y en unos conocimientos y habilidades difícilmente delegables o sustituibles.

¿Qué pasaría si mañana ocurriera un accidente o una enfermedad que te impidiera trabajar?

¿Cuánto tiempo pasaría antes de que la economía familiar, o incluso tu consulta propia, se resintieran ante una baja laboral prolongada?

Si enfermas, tu estilo de vida enferma contigo.

Es la maldición que acecha a médicos y odontólogos en España.

Resulta irónico, pero la realidad es que un profesional de la salud no puede darse el lujo de perder su salud sin que peligre su economía.

Si un accidente o enfermedad te obliga a estar de baja 2 o más meses, ¿Podrías hacer frente a la hipoteca, la letra del coche, los estudios de tus hijos y otros pagos sin tirar de ahorros o sin tener que vivir como ermitaños en la montaña?

La cosa pinta peor cuando estás al frente de tu propia clínica o consulta.

Porque, si tu situación te impide estar en tu negocio durante un periodo largo, ¿Cómo hacer frente a los costes fijos que tienes que abonar mes tras mes? ¿Cómo pagar las nóminas, créditos, alquiler, leasing, equipamiento y demás gastos asociados a tu clínica?

Es probable que a tus pacientes les recomiendes enfocarse en su recuperación para que sea lo más breve posible. Pero, con este panorama ¿tú serías capaz de centrarte en recuperar tu salud sin preocuparte de que tu economía se vaya al garete?

“Pero ya cuento con las coberturas de la Seguridad Social...”

Me temo que la solución no está en cruzar los dedos y esperar que las prestaciones de la Seguridad Social que te correspondan sean suficientes. 

Puede que estés pensando que el Sistema Público vaya a cubrir tus necesidades. Y que para eso pagas casi la mitad del sueldo en impuestos.

Quizá no seas tan optimista e intuyas que, en caso de una incapacidad, el Estado te dará más bien poco.
Y estás en lo cierto. Porque lo que cotizas no se corresponde con lo que necesitas para vivir. 
Las coberturas del Estado en caso de incapacidad quedan muy por detrás de tus necesidades.

Es lo normal, ya que tu estilo de vida se adapta a tu entrada de ingresos.

Vamos a verlo con un ejemplo:

La cotización máxima en España es de 4.070,10 €.

Es lo que cotizas si pagas el máximo de cuota de autónomo (1.221,03 € al mes ). O si tu sueldo es igual o superior a esta cantidad.

¿Qué pasaría si tuvieras una baja laboral transitoria de 2 o más meses? Pues que el Estado te cubriría aproximadamente el 75% de tu base de cotización, cada mes, de baja laboral temporal. Es decir: 3.052,58 € brutos; después, réstale entre un 35 % y un 45 % de impuestos.

¿Se queda corta esta cantidad para tu estilo de vida?

Nunca me había preocupado por si pasaba algo. Cuando eres joven no lo piensas y gracias a ti me convenciste hace muchos años en hacerme un seguro en caso de enfermedad... y ya sabes el final.

JM. - Odontólogo

Pues la cosa se pone peor si planteamos otros escenarios:

Imagina que un accidente o enfermedad te inhabilita para volver a ejercer tu profesión de cirujano, por ejemplo. A esto se le llama incapacidad profesional. ¿Sabes cuánto te pagaría la Seguridad Social al mes?

El 55% de tu base reguladora. Para la máxima cotización eso son 1.918,67 € brutos al mes.

¿Te parecen poco para subsistir durante los meses o años de reciclaje que necesitarías para encontrar otra profesión que sí que puedas ejercer?

Esto se pone todavía peor en los escenarios de Defunción o Invalidez Absoluta y Permanente (significa que no puedes ejercer ninguna profesión).  

Para estos casos, con la máxima cotización, tendrías derecho a una pensión de 2.659,41 € al mes por parte de la Seguridad Social.

¿Crees que tu familia tendría dificultades para vivir con esa pensión?  Obviamente sí.

“Por suerte, tengo mis propios ahorros...”

Puede que estés pensando que tienes un dinero ahorrado para cuando vengan las vacas flacas.

Déjame decirte una cosa: Tirar de ahorro es el último recurso al que deberías recurrir en caso de accidente o enfermedad.

Tengo casos de personas que me dicen que van ahorrando. El problema es que no tienen forma de saber cuándo va a ocurrir el imprevisto (si lo supieran, no sería un imprevisto) ni si el ahorro conseguido será suficiente.

Además,  si tu ahorras un dinero para ese tipo de coyunturas, ¿qué dinero te va a quedar para otras más importantes, como por ejemplo la jubilación?


El seguro (bien hecho) es la alternativa más inteligente al ahorro.


Si tienes una hipoteca de 200.000 € y dos hijos únicos, necesitas una seguridad detrás y la mayor seguridad la puedes tener con un seguro. 

Con un seguro pagas un poquito y, si ocurre algo, el problema automáticamente es de la aseguradora. Tú te despreocupas.

Al diseñar tu seguro conmigo cuantificamos tu necesidad económica y, cuando ocurre el imprevisto ¡PUM! es la aseguradora la que se encarga de ello.

Tú no vas a asumir con tu ahorros el problema de hacer frente a tu estilo de vida. Lo va a asumir tu aseguradora a cambio de que abones una cuota, la que conocemos como prima del seguro.

“Pero ya tengo mis seguros hechos...”

Voy a preguntarte algo: ¿Quién te ha hecho tus seguros?

Déjame adivinar tu respuesta. Seguramente te los has hecho con el banco, un paciente que se dedica a esto, un conocido, la aseguradora que tiene un colega o la que tiene un convenio con tu Colegio Profesional…

Si es así, es más que probable que tengas unas coberturas inadecuadas o insuficientes.

¿Qué me frenaba a contratar este servicio? Posiblemente el aspecto económico. Sobre todo el papeleo de la gestión de los seguros, no sabes realmente las necesidades que tenemos. También cabe destacar la mala fama que tiene el sector ya que no te fías de quien está vendiendo una póliza y si responderá en el futuro.

JM. - Odontólogo

No le prestaba atención a las coberturas y condicionados de mis seguros porque tampoco me lo explicaban.

G - Odontólogo

La gestión era poco clara. Desconocía el alcance de las coberturas contratadas, plazos cobros. No disfrutaba de una atención personalizada y por esa razón no podía contratar un seguro ajustado al máximo a mis necesidades que fuera evolucionando a razón de los cambios que va experimentando mi vida y mi negocio. 

Vicky - Odontólogo

El principal problema con los seguros personales está en las incapacidades.

La mayoría de profesionales que acuden a mí, llegan con un seguro que no cubre debidamente la incapacidad profesional, pese a que la Seguridad Social solo te va cubrir con el 55% de tu base reguladora.

Con una incapacidad profesional, donde no puedes ejercer tu profesión habitual, no solo tienes el problema ahora. Tu fuente de ingresos se reduce. Si una persona cotiza en base máxima, aunque gane 200.000 € al año le van a quedar 1.918,67 € al mes… brutos. 

Resulta que has tenido algo que te va a imposibilitar trabajar en tu profesión habitual. En ese momento tienes una caída de ingresos brutal y mientras tanto, ¿qué haces? Tienes que buscar reorientar tu vida profesional.

¿Y cuál es la necesidad más imperiosa de inicio? Tú tienes que seguir pagando tus cuentas.

La clave en las incapacidades es que mientras buscas una alternativa a tu vida laboral, tú tengas tu sistema de ingresos cubierto y tiempo más que de sobra para poder adaptar tu situación económica a tu situación vital de ese momento.

Una buena cobertura debe blindar tu nivel de vida para que te despreocupes del aspecto económico mientras buscas una alternativa a tu vida laboral.

Ese es el objetivo de cara a incapacidades, y de cara a posibles fallecimientos, lo mismo:

Tu familia, que depende mucho de ti (o en parte), ¿qué hace para asumir los gastos si tú desapareces? El objetivo de un buen seguro es blindar todo eso para que puedan rehabilitar sus vidas o situación económica contando con tiempo para hacerlo.

Con unos seguros bien calculados tienes un colchón económico que te permite hacer eso, y además, ese colchón lo hemos personalizado previamente.

Porque me he sentado contigo y tú me has dicho que necesitas una determinada cantidad y yo te lo he calculado para 5 años (o los que tú quieras).

Porque no es lo mismo que te diga: “Tú necesitas un capital de 354.000 € para que vivas tu vida bien durante 7 años”, con las cuantificaciones que te he hecho y las justificaciones correspondientes, a que alguien te diga “aquí tienes 100.000 €” y tú no sepas si es mucho o poco...

Necesitas objetivar tus necesidades económicas para diseñar unas coberturas a medida.

Tal vez ni siquiera sabías hasta ahora que se podía objetivar de esa forma porque nadie te lo había explicado.


Mi propuesta de valor es calcular las coberturas a un nivel de detalle que no se suele hacer en el mercado habitual.


Vamos a blindar tu futuro ante imprevistos con unos seguros personales que te sentarán como un traje a medida.

Soy Vicente García Agüera, creador de TopNochDoctors, y diseño programas de seguros muy personales para médicos y odontólogos con poco tiempo, gastos elevados y una salud financiera que proteger. 

La solución para blindar tu estilo de vida es sencilla:

Cuantificar y profundizar en el detalle de tus necesidades económicas reales y ver cómo éstas pueden ser cubiertas con seguros especializados.

Soy corredor de seguros, la única figura totalmente independiente de acuerdo con la Ley de Mediación de Seguros. No dependo de aseguradoras, objetivos trimestrales ni bancos que me exigen rendir cuentas a fin de mes.

Soy un profesional de seguros independiente y, como tal, te voy a asesorar atendiendo al 100% a tus propios intereses.

Vamos a blindar tu futuro con un traje a medida a prueba de imprevistos con mi metodología única.

Una consultoría personalizada que te permitirá:

  • Tener una baja laboral bien estructurada
  • Asumir gastos profesionales (clínica, sueldos, leasing, préstamos, facturas,...) y personales (estudios de los niños, hipoteca, créditos, etc)
  • Evitar entrar en la lista de morosos por impagos
  • Centrarte en tu recuperación física porque no tienes el resto de preocupaciones

He ganado tiempo y sobre todo tranquilidad.

Julio - Odontólogo

Lo que más valoro de Vicente es tener las mejores condiciones en cada seguro, una gestión impecable y un trato personalizado al 100 %.

G - Odontólogo

Me tranquiliza contar con un interlocutor experto, conocido y fiable para defender mis derechos y coberturas frente a las aseguradoras.

Vicky - Odontólogo

El método MIND T360 para diseñar tu traje a medida a prueba de imprevistos

Mi proceso propio de consultoría funciona en 4 fases:

Fase 1:
Mentalización

En una primera fase de Mentalización, nos reunimos en tu consulta, en horario previamente acordado, evitando así distracciones; si prefieres hacerlo por videoconferencia, también es posible. En ese caso te remitiré enlace a la sala de reuniones virtual para que puedas acceder cómodamente desde tu móvil, tablet o PC.

Hablaremos brevemente de las prestaciones de la Seguridad Social, régimen general, autónomos o su alternativa en forma de mutua de previsión social.


Fase 2:
Individualización

En la segunda fase, de Individualización, abordaremos tu situación, tanto en lo personal como en lo familiar.

Nos enfocamos en tus necesidades y compromisos económicos mensuales (créditos, hipotecas, gastos de personal, colegios…) y su estado de aseguramiento actual.

Estas dos primeras fases las abordamos en una primera entrevista que no durará más de 30 minutos.

Transcurridas 72 horas, y según disponibilidad de agenda, mantendremos una 2ª entrevista en donde abordaremos la tercera fase de proceso.


Fase 3:
Necesidades

La tercera fase supone la cuantificación del problema fruto de un análisis personalizado de tus Necesidades de cobertura.

Te entrego un informe en dónde queda representado tu nivel de protección actual comparado con tus necesidades de cobertura mensuales.

Viudedad, Orfandad, Incapacidad Profesional, Baja Laboral Temporal, Dependencia, Contagio Profesional VIH / Hepatitis, tus manos… No dejo nada al azar.

Calculo los capitales que precisas, sin olvidar su impacto fiscal, para garantizar tu estabilidad económica y la de tu familia durante el periodo de tiempo que mejor se ajuste a vuestras necesidades.

Esta fase se aborda en una segunda entrevista de unos 30 – 45 minutos.

Si tras esta segunda entrevista tuviéramos que readaptar alguna de las prestaciones y garantías propuestas, nos emplazaríamos a una tercera entrevista. Este ajuste estaría finalizado en un plazo de 48 horas y la duración máxima de esta tercera entrevista sería de 20 minutos.

Una vez aceptado el planteamiento de coberturas, pasaríamos a la 4ª fase del proceso.


Fase 4:
Desarrollo

Esta fase supone la implementación y desarrollo del plan de coberturas propuesto.

Te voy a plantear distribuir los capitales y prestaciones entre las aseguradoras más idóneas para cada riesgo.

Y, por supuesto, me hago cargo de todo: yo asumo personalmente todas las tareas administrativas que todo el proceso conlleva.

Una vez superados los criterios de selección de cada aseguradora en forma de cuestionario de salud o chequeo médico, recolecto para ti la documentación que emite cada entidad.

Una vez recopiladas todas la pólizas, y tras comprobar minuciosamente que no tienen errores y que se ajustan a lo pactado, nos ponemos nuevamente en contacto para acordar una nueva cita donde te entrego toda la documentación.

Junto con la documentación te incluyo una hoja resumen donde quedan reflejados todos los contratos y coberturas globales para facilitarte su gestión, comprensión y futuras revisiones.


Valoro sobre todo la tranquilidad de saber cómo, cuándo y en qué realmente tengo contratados mis seguros.

Álex Úbeda - Odontólogo

Vicente siempre se encarga de todo. Entre otras cosas, aprecio la atención personalizada. Saber exactamente lo que pago y lo que tengo contratado.

I. - Odontólogo

Vicente resolvió mis necesidades explicándome  las mejores ventajas y cómo escoger mis pólizas para que tengan las mejores coberturas para mí y mi familia.

Daniel - Odontólogo

Un proceso T360

Este proceso de análisis formado por cuatro fases implica una clara Transformación, en dónde pasas de tener seguros con capitales y prestaciones no objetivados, ni especializados, con un fin difuso, a un planteamiento hecho a tu medida, a la medida de tu profesión, a la medida de tu familia.

¿Por qué 360?

Si tu vida y tus necesidades evolucionan, tus seguros personales tienen que hacerlo contigo. Es un proceso vivo en el que te voy a acompañar en el tiempo proponiéndote los cambios más acordes a tus necesidades.

Para que en ningún momento tu salud económica sea un problema del que preocuparse y pagues solo por aquello que necesitas, nada más.

Cuando ha habido algún siniestro Vicente ha hecho un seguimiento personalizado, que me ha evitado tener que llamar muchísimas veces para solucionar situaciones con respecto al expediente con las compañías aseguradoras como me tocó en anteriores ocasiones.

G - Odontólogo

De tu servicio valoro primero, tu honestidad. Cuando te enseñé seguros de coche me dijiste: cógelo sin dudar, yo no te lo puedo mejorar. Y poderte llamar cuando tuve un susto en casa y me habías cambiado el seguro de hogar. Que me asesoraras frente al banco y sus presiones y me tranquilizase. Y por supuesto, que puedo quedar contigo cada año y que me re-expliques todo mil veces, porque es un mundo que me puede.

María - Médico Pediatra

Tengo plena confianza en mis coberturas en caso de necesitarlas si ocurre algún problema y me ayuda en la confianza diaria que necesito para desarrollar mi actividad.

Daniel - Odontólogo

Pero eso no es todo.
Porque este servicio incluye el doble compromiso TopNotchDoctors:

Con el doble compromiso TopNotchDoctors


Puedes contar conmigo. Siempre.

Me comprometo a seleccionar las mejores primas y coberturas para ti. Lo puedo hacer gracias a  mi perfil independiente. Esta autonomía me permite escoger entre las aseguradoras que mejor amparan tu riesgo, en las mejores condiciones de cobertura y prima. Sin sorpresas. Sin imprevistos.

¿Por qué? Porque el perfil de clientes con los que trabajo (médicos, cirujanos, podólogos, odontólogos) son los clientes perfectos para las aseguradoras: por baja siniestralidad, honradez y puntualidad en el abono de las primas.

Siempre se dice que las aseguradoras no pagan… que eluden su responsabilidad. Puedo decirte que tal afirmación es rotundamente falsa, salvo alguna lamentable excepción, que siempre las habrá, como es lógico.


Un contrato de seguro bien hecho, con buena fe contractual, es garantía de que tus derechos no se verán nunca pisoteados.


Esta forma de trabajar me da acceso a las mejores condiciones para ti.

Pero además, me coloca en una posición ventajosa a la hora de exigir el cumplimiento del contrato de seguro cuando se produce un siniestro.

Porque conmigo a tu lado, no tienes que preocuparte. Si ocurre un siniestro, solo tienes que llamar a mi número personal o mandar un WhatsApp y yo me encargaré de todo. De recolectar la documentación necesaria para formalizar el parte de siniestro y reclamar el pago en las condiciones y plazos que se pactaron a la firma del seguro.


Para que recibas tu indemnización cuando toca y tú te centres en lo que realmente importa.


Me frenaba el papeleo. Dificultades para dar de baja las antiguas aseguradoras. Estar pendiente de los cobros duplicados en los bancos, desconocer con qué compañía estoy asegurado para cada evento… Ahora tengo la tranquilidad de contar con una PERSONA. Un asesor fiable que va  ayudarme con las gestiones de los posibles siniestros y/o eventos asegurados etc.

Vicky - Odontólogo

Ahora sé que tengo bien aseguradas las cosas importantes y que Vicente está al otro lado del teléfono siempre que le he llamado.

María - Médico Pediatra

La atención personalizada. Además valoro mucho que SIEMPRE te coja el teléfono o en su caso te devuelva la llamada en el mismo día.

Álex Úbeda - Odontólogo

Estás a un paso de blindar tu salud económica frente a accidentes y enfermedades

Solicita ahora una asesoría gratuita y sin compromiso conmigo para que tengamos nuestra primera reunión y trazarte un plan de coberturas a medida para blindar tu futuro:

¿Queda alguna duda en el aire?

¿Cuánto cuesta la asesoría MIND T360?

Es totalmente gratuita y sin compromiso. Juntos acotaremos tu problema. Y yo diseñaré una solución exclusiva para ti a un precio ajustado. De mí depende que el valor percibido supere el precio de las primas de los seguros que te propondré contratar para blindar tu salud financiera.

¿Cómo puedo saber las prestaciones de la Seguridad Social que me corresponden?

He elaborado una sencilla calculadora para que te permita saber, a partir de tu sueldo o cuota de autónomos, qué prestaciones percibirías en diferentes escenarios (baja laboral transitoria, incapacidad profesional, invalidez absoluta y permanente y defunción). Puedes consultarla aquí y conocer qué cantidades necesitas cubrir para blindar la economía de tu familia en estos supuestos.

¿Qué puedo hacer si ya tengo otros seguros contratados?

Descuida. También me hago cargo.

En nuestras reuniones nos hemos asegurado de que el nuevo planteamiento contratado salvaguarda al 100 % tus necesidades económicas. Así que, no necesitas otras coberturas.

En estricto cumplimiento del art. 22 de la Ley de Contrato de Seguro, me encargaré yo mismo de los trámites administrativos de comunicar su rescisión a cada una de las aseguradoras.

¿Qué hago con los seguros que mi banco ha vinculado a la hipoteca?

Voy a cuantificar en la cuota mensual de tu hipoteca el impacto económico de dicha vinculación.

En el 90 % de los casos, el incremento de la cuota fruto de eliminar dicha vinculación queda sobradamente compensado por las primas más competitivas de las aseguradoras no bancarias.

¿Podré contar contigo si tengo un siniestro?

Todos mis clientes tienen acceso directo a mi teléfono personal los 7 días de la semana. Los 365 días del año. Y si es año bisiesto, también el 29 de febrero.

Suelen recurrir a mí cuando ocurre un siniestro, en cuyo caso me encargo personalmente de todas las gestiones y de aportar toda la documentación que necesita la aseguradora para tramitar tu expediente de siniestro.

¿Qué pasa con mis seguros si cambia mi situación?

Quiero ser tu asesor en materia de seguros personales para toda la vida.

Esto significa que siempre podrás contar conmigo cuando tengas alguna duda relacionada con tus coberturas o si necesitas que las revisemos porque tu situación ha cambiado (nacimiento de un hijo, adquisición de otra vivienda, ampliación del negocio, etc).


Porque tú sabes que la mejor medicina es la prevención

Nadie puede predecir el futuro.

Pero está en tu mano contar con un aliado que te ayude a proteger ante imprevistos aquello que más quieres en tu vida. ¿Hablamos?


>
Tengo una duda
1
¡Hola! ¿Qué tal estás?
¡GRACIAS por tu visita!

Soy Vicente. ¿en qué puedo ayudarte?

Si te resulta más cómodo, puedes escribirme a la siguiente dirección: vicente@topnotchdoctors.es