Los 6 rasgos del corredor de seguros que te da seguridad.

Háztelo tú mismo. 
Usa comparadores online y escoge el mejor seguro para ti. 

Fácil de decir. Pero nada sencillo de conseguir.

En una época de campañas agresivas y comparadores donde no es oro todo lo que reluce. De desinformación por exceso de información (infoxicación). De traición a la confianza de supuestos profesionales que te intentan “colar” un seguro que no necesitas para cubrir sus objetivos de ventas… ¿Existe alguna manera fiable de elaborar un plan de coberturas acorde a tus necesidades?

En los últimos tiempos ha recobrado fuerza la figura del corredor de seguros en el panorama de los seguros.

Fruto de la demanda de servicios más personalizados, los corredores de seguros se postulan como una figura que asesora al cliente y busca una relación a largo plazo basada en la confianza y la co-responsabilidad. 

Pero, ¿qué es exactamente un corredor de seguros y qué rasgos debes buscar en él para tener la tranquilidad (y seguridad) de que todo lo importante en tu vida está bien cubierto?

En este artículo te cuento los 6 rasgos imprescindibles que debes valorar a la hora de contar con un corredor de seguros para planificar tus coberturas

Rasgo nº 1: Un corredor de seguros es la única figura independiente

La independencia es, quizá, el rasgo más importante que debes valorar a la hora de escoger a un profesional que te oriente acerca de tus necesidades y coberturas.

De acuerdo con la Ley de Mediación de Seguros, la única figura profesional que puede venderte un seguro y hacerlo de forma independiente es el Corredor de Seguros.

Los empleados de banca que te recomiendan contratar un seguro asociado a tu hipoteca o préstamo…

Los comparadores de seguros en la web que te ofrecen infinitas opciones con precios atractivos y mucha letra pequeña…

Los agentes exclusivos que trabajan para una única aseguradora…
…Están lejos de ser independientes. 

Tienen asignados una serie de objetivos impuestos por las empresas para las que trabajan. Hasta ahí, es esperable y comprensible. 

El problema radica en que solo pueden ofrecer los seguros de su entidad (o aquéllos con los que tengan concierto la comparadora web de turno).

Junta ambas premisas y ya tienes la receta para el desastre:

Personal con objetivos de venta que cubrir que están obligados a ofrecer sus seguros indiscriminadamente a quien se ponga a tiro. 

Aunque no sea lo más ventajoso para ti. 
Aunque no cubra bien tus necesidades.
Aunque cubra más de lo que necesites.
Incluso aunque no lo necesites.

Un corredor de seguros no tiene imposiciones. Es un profesional independiente que estudia el mercado y busca para cada cliente el producto que mejor se adapta a sus necesidades.

Es como un personal shopper. O mejor, como un sastre que elabora un traje a medida.

“Gracias a Vicente, tengo plena confianza en mis coberturas en caso de necesitarlas si ocurre algún problema y esto me ayuda en la confianza diaria que necesito para desarrollar mi actividad.” Daniel. Odontólogo.

Pero que sea independiente no es garantía de que tenga interés por ofrecerte siempre lo que más te beneficie.

De ahí que tengas que tener en consideración otros 5 aspectos que vamos a ver a continuación:

Rasgo nº 2: Un corredor de seguros tiene que ser un auténtico experto

Para garantizar su independencia, debe saber qué productos, de entre todas los que hay en el mercado, son los más adecuados para ti.

Eso implica tener una excelente relación con las aseguradoras, conocer a fondo sus productos y las características concretas de cada una. Qué cubre cada una, con qué primas, y ser capaz de buscar la mejor relación calidad/precio del mercado para cada uno de sus clientes. 

Pero también implica mantener siempre actualizados sus conocimientos sobre Seguridad Social, Fiscalidad del Seguro, Planificación Financiera y Legislación para darte el mejor servicio posible. 

Porque las leyes cambian a menudo. 
Porque las coberturas de la Seguridad Social se modifican año tras año. 
Porque, en función de cómo se estructuren tus coberturas, puedes beneficiarte de ventajas fiscales.
Porque, ante un siniestro (accidente laboral, incapacidad profesional, defunción) un buen corredor de seguros debe ser capaz de blindar los ingresos que tú y tu familia recibiréis hasta que se estabilice o resuelva la situación. 

Si un corredor de seguros no está dispuesto a analizar tu situación pormenorizadamente y ofrecer un plan de coberturas para, al menos, los escenarios más habituales que cubre esta calculadora, es preferible que busques otro profesional que sí que esté capacitado para hacerlo.

Si además das con un corredor generoso, con un afán didáctico y la dedicación para explicarte por qué ha diseñado un determinado plan de coberturas y el tiempo para resolverte todas las dudas que te surjan, tanto mejor.

“Lo que más valoro de Vicente es tener las mejores condiciones en cada seguro, una gestión impecable y un trato personalizado al 100 %.” G. Odontólogo.

Rasgo nº 3: Un corredor de seguros debe dar un trato personalizado.

Esto enlaza con el rasgo anterior. No hay dos personas iguales. Ni un plan de coberturas universal que sirva para todos los clientes.

Hay personas que necesitan coberturas especiales porque practican hobbies de riesgo.

Hay profesionales de la salud que tienen a su cargo empleados y una clínica con unos gastos fijos que hay que cubrir, sí o sí, se esté de baja por accidente o no.

Hay casos en los que tener asegurado una parte del cuerpo tiene sentido. Como los pulgares en el caso de los cirujanos: Un accidente que te impida hacer el gesto de pinza y, ¡zas! incapacitado para ejercer la cirugía de la noche a la mañana.

Si el corredor no contempla las particularidades de cada profesional y se limita a dar unas coberturas “genéricas”, en poco difiere de un agente que trabaje para una comparadora de seguros.

Un buen corredor de seguros debe contemplar la situación profesional, personal y familiar de cada cliente y ofrecerle un plan a medida que se adapte como un guante a sus necesidades.

“Antes de trabajar contigo no tenía coberturas personales más allá del seguro de responsabilidad civil. Como trabajador autónomo, tener una cobertura adecuada en caso de enfermedad o invalidez me da tranquilidad.” I. Odontólogo.

Rasgo nº 4: Un corredor de seguros debe estar disponible cuando lo necesitas

Yo no sé si a ti te ha pasado, pero el director de la sucursal bancaria donde contraté mi hipoteca ya no trabaja ahí. 

La persona con quien negocié uno de los contratos más importantes en la vida de una persona, que en apariencia siempre estaría ahí cuando lo necesitara, y que un buen día fue trasladado de oficina sin previo aviso

¿Te suena esta situación?

Es lamentablemente común (los bancos no quieren que los empleados se encariñen con los clientes y los mueven de oficina cada 2 o 3 años). 

Y en el mundo de las aseguradoras ocurre algo similar:

Es prácticamente una lotería volver a coincidir con el profesional con el que contrataste un seguro. 

¿A quién recurrir si surge una duda, si no se entiende una cláusula o ha habido un error a la hora de transcribir los datos de tu póliza?

¿Cómo acceder al mismo profesional que ya conoce nuestro caso para que nos analice de nuevo las coberturas que necesitamos si hay cambios profesionales (ampliación de la consulta, por ejemplo) o personales (una herencia, la llegada de un nuevo hijo)?

Toca volver a empezar de cero. Llamar a la entidad aseguradora y cruzar los dedos para que quien te atienda sea tan amable, experto y conocedor de tu caso como la persona que lo hizo la vez anterior.

Un buen corredor de seguros ofrece su número personal y está localizable para sus clientes siempre que le requieran.

Es natural que te surjan dudas sobre los productos contratados, querer consultar algún aspecto de tus coberturas, o buscar asesoramiento ante nuevas necesidades. 

Y deberías poder contar con un buen profesional que te responda cuando le llames o te devuelva la llamada en menos de 24 horas.

“Cuando ha habido algún siniestro Vicente ha hecho un seguimiento personalizado, que me ha evitado tener que llamar muchísimas veces para solucionar situaciones con respecto al expediente con las compañías aseguradoras como me tocó en anteriores ocasiones.” G. Odontólogo

Rasgo nº 5: Un corredor de seguros debe actuar de interlocutor entre su cliente y las aseguradoras

Tu corredor de seguros debe actuar como intermediario en el proceso de contratación de los seguros que te recomiende.

Pero, ¿qué hacer con los seguros que ya tenías contratados? 

Un corredor de seguros realmente profesional, en estricto cumplimiento del art. 22 de la Ley de Contrato de Seguro, debería encargarse de los trámites administrativos de comunicar su rescisión a cada una de las aseguradoras que tuvieras.

Al fin y al cabo, si te recomienda cambiar tus pólizas, debe hacerse cargo de que contrates correctamente las nuevas, pero también de que se cancelen las que ya no te sirven.

No responsabilizarse de estos trámites sería hacerte un flaco favor, ya que tienes que estar pendiente de cuándo vencen las pólizas que vas a dejar de renovar y hacer los trámites todo el papeleo tú mismo. Nada justo.

Tener a tu corredor de seguros disponible cuando tienes una duda está muy bien. 

Que además se encargue del papeleo de altas y bajas de tu pólizas está mucho mejor. 

Pero cuando realmente puede marcar la diferencia es cuando está disponible en el momento de un siniestro.

Cuando eres tú el que se encarga de gestionar directamente tus seguros; cuando te encargas de contactar a tu seguro en caso de siniestro, tienes que estar hecho de una pasta especial.

Porque al estrés lógico derivado de la situación (un accidente laboral, una baja por enfermedad, una defunción, …), se le suma la dificultad de llevar a cabo los papeleos para tramitar el siniestro y recibir la indemnización que te corresponde sin demoras.

Un corredor de seguros que se precie no deja en el fango a su cliente. 
Se hace cargo de la situación. 
Actúa de interlocutor entre el cliente y la aseguradora. 
Recopila la documentación que la aseguradora solicita y se la hace llegar en nombre de su cliente

Y así evita retrasos innecesarios y situaciones desagradables en las que parece que las aseguradoras no quieren pagar.

Un corredor de seguros que actúa de interlocutor y actúa de buena fe entre ambas partes contribuye además a mejorar la mala imagen que muchas veces los clientes perciben de las aseguradoras en general y de los vendedores de pólizas en particular.

“Me tranquiliza contar con un interlocutor experto, conocido y fiable para defender mis derechos y coberturas frente a las aseguradoras.” Vicky. Odontóloga

Rasgo nº 6: Un corredor de seguros debe realizar un seguimiento de tu caso año tras año.

Si tienes la fortuna de contar con un corredor que cumple los anteriores rasgos, ¿qué más puedes pedirle?

Que se reúna contigo al menos una vez al año para que estudie si tu situación ha cambiado y actúe en consecuencia redefiniendo tu plan de coberturas.

¿Que has ampliado tu consulta o plantilla y los gastos fijos de tu negocio han cambiado? Hay que revisar los objetivos de la coberturas ante una baja laboral prolongada.

¿Que te han ofrecido dar formación en un grado o máster en la Universidad? Tal vez sea conveniente contemplar una cobertura de invalidez permanente para ese nuevo rol profesional.

¿Que esperáis un hijo? Es conveniente revisar si vuestras coberturas cubren el nivel de gastos que necesitarías en caso de accidente o enfermedad prolongada.

Contar con un buen corredor de seguros es tener acceso a un asesor en materia de seguros personales para toda la vida.

Significa tener la tranquilidad de contar con él cuando tengas alguna duda relacionada con tus coberturas o si necesitas revisarlas porque tu situación ha cambiado.

“De tu servicio valoro primero, tu honestidad. Cuando te enseñé seguros de coche me dijiste: cógelo sin dudar, yo no te lo puedo mejorar. Y poderte llamar cuando tuve un susto en casa y me habías cambiado el seguro de hogar. Que me asesoraras frente al banco y sus presiones y me tranquilizase. Y por supuesto, que puedo quedar contigo cada año y que me re-expliques todo mil veces, porque es un mundo que me puede.”  María. Médico Pediatra.

¿Existen corredores de seguros que cumplan estos 6 rasgos?

No son unicornios. Ni duendecillos mágicos. 
Todavía son difíciles de encontrar, pero como dicen en Galicia, haberlos haylos.
Estamos viviendo un resurgimiento de esta figura. 

Y la reclaman personas que valoran su tiempo, buscan un trato a medida y tienen una salud económica que proteger.

Si tú también buscas estas tres cosas, en los próximos días voy a reservar tiempo en mi agenda para hablar contigo y ver si puedo ayudarte.

En una sesión estratégica de 30 minutos, abordaremos tu situación, tanto en lo personal como en lo familiar, enfocándonos en tus necesidades y compromisos económicos mensuales (créditos, hipotecas, gastos de personal, colegios…) y su estado de aseguramiento actual para idear un plan de coberturas a medida para ti.

Solo tienes que presentar tu candidatura presionando el botón que verás abajo.

Reservar el día y hora de nuestra sesión, rellenar un sencillo cuestionario, tener la sesión estratégica conmigo y decidir cómo quieres seguir.

Estás a un clic de acceder a un corredor de seguros que cumple con los 6 rasgos que he descrito en este artículo. ¿Quieres tener la tranquilidad de que lo importante está bien cubierto? Agenda tu llamada ahora y hablemos.

[elfsight_social_share_buttons id=»5″]

>
Tengo una duda
1
¡Hola! ¿Qué tal estás?
¡GRACIAS por tu visita!

Soy Vicente. ¿en qué puedo ayudarte?

Si te resulta más cómodo, puedes escribirme a la siguiente dirección: vicente@topnotchdoctors.es